Para crecer, es necesario tomar riesgos; pero es casi inevitable que eventualmente esos riesgos conlleven a un error monumental. Tal como ocurrió con la marca líder por muchos años en Detergentes, Persil de Unilever.

También puede interesarte: 5 Técnicas para identificar costos ocultos en tu empresa

La BBC nos cuenta cómo la marca multinacional lidió don un error que casi provoca la extensión de la marca.

El mercado de detergentes ha sido por mucho tiempo liderado por dos multinacionales, Unilever y P&G; es muy probable que muchos de tus productos de limpieza en casa vengan de estas dos compañías.

Persil, el famoso detergente de Unilever era el preferido por las familias de Reino Unido.

Pero eventualmente, Ariel se convertiría en el mayor rival de Persil. Con un enfoque de marketing más científico que emocional. Esto atrajo mucho éxito, tanto que Persil estaba realmente preocupado por esta competencia.

¿Qué ocurrió?

En un indiscutible riesgo tomado por Persil, decidieron sacar un nuevo producto “Persil Power”; una solución más potente y rápida. A lo que Ariel intentó advertir a la compañía que el producto era muy fuerte y no debería ser utilizado de manera comercial; Persil ignoró la crítica.

Al salir al mercado, el producto se volvió extremadamente popular; pero lamentablemente no por su éxito. En efecto, el producto era tan fuerte que incluso dañaba la ropa al lavarla. Ariel sonrío y empezó a crecer más que nunca debido al enorme error cometido por Persil.

Vikki Orvice, una periodista que reportaba sobre asuntos del consumidor en esa época, recuerda que “usaban la frase: ‘si usas este producto, tu ropa se rasgará hasta el punto de la indecencia’. (P&G) no podía haber corrido con mejor suerte”.

La compañía luchaba con deudas y mala reputación.

“Es difícil ponerle un precio exacto al fracaso pero algunos analistas estiman que Unilever invirtió y perdió unos US$350 millones en Persil Power.” Comenta la BBC.

¿La lección?

Según los expertos, esa es la lección que la amarga experiencia de Unilever dejó: ni siquiera en los mercados competitivos de hoy en día, en los que existe la presión real para innovar rápidamente, se debe poner en riesgo la marca.

Unilever se apresuró a salvar la situación lanzando una nueva fórmula más suave, “New Generation Persil”, sin el acelerador de manganeso.

Ver los fracasos como algo que se debe evitar a toda costa no es la mejor estrategia si quieres crecer. Todo se trata de aprender de los errores.

¿Qué es lo más recomendable?

Por supuesto, se tiene que apostar con valor; pero al mismo tiempo tomar en cuenta todos los riesgos que involucra. Cuando una empresa tiene una excelente gestión de procesos y estrategias (Como Persil)… esos riesgos se minimizan.

¿Qué harías ahorita si tu empresa comete una falla como la de Persil? ¿Cuentas con la estrategia y procesos necesarios para aprender y salir adelante?

Afortunadamente, en Bimcon somos expertos en sacar el mejor partido a las empresas, ayudando a optimizar sus procesos internos, a conocer en profundidad a sus clientes y a definir las mejores estrategias comerciales para satisfacerlos, mejorando la rentabilidad y las ventas.

También puede interesarte: Diagnóstico Bimcon: conociendo a tu empresa

Pero sé que eres una persona que le gusta ver para creer ¿qué dices si programamos una cita?

bimcon