Es muy fácil considerar que el crecimiento de los negocios recién constituidos es algo positivo; es emocionante notar que los números incrementan con facilidad, pero ¿qué pasa cuando las operaciones se ven rebasadas de forma definitiva? Sucede más de lo que crees.

También te puede interesar: 4 TÉCNICAS PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN EN TU EMPRESA

Nos referimos concretamente a las pymes. En la mayoría de estas compañías un crecimiento excesivo tiene el riesgo de dejar obsoletos y sin utilidad a departamentos como personal, industrial y tecnológico.

Para evitarse problemas muchos emprendedores prefieren ir paso a paso, en lugar de enfrentarse al reto que supone un excesivo incremento en los números. Y es que este tipo de crecimientos alocados suele requerir cambios en la plantilla, en las habilidades, en los procesos, etc. En definitiva, en casi toda la empresa. Ante esta situación, lo mejor es ser capaz de encontrar el ritmo que más nos interesa para nuestros propósitos, que no son otros que crear un negocio de futuro.

Con este objetivo, lo mejor para la mayoría de las pymes es conseguir un crecimiento moderado, ya que de esta forma se logran ventajas en el área de Recursos Humanos, como la de generar nuevos puestos de trabajo y dar la oportunidad a la plantilla de optar a un progreso laboral. Al mismo tiempo se evita tener que llevar a cabo importantes inversiones, es decir endeudarse, en campos como el tecnológico, o en las mismas oficinas.

Además de los cambios internos, los crecimientos desmedidos también tienen consecuencias en nuestros clientes. Para empezar, centrarse demasiado en los números implica una pérdida gradual de la capacidad innovadora.

También se reduce la cercanía con el consumidor fiel, ya que lo único que interesa es aumentar el número de clientes. Y, por último, cae el nivel de detalle que se tiene en el trabajo en general, y en los productos o servicios en particular.

¿Exagerado? Para nada. Solo las firmas preparadas para incrementos de dos dígitos son capaces de aunar crecimiento y atención. 

Por dichos motivos, es aconsejable cuidarse ‘muy mucho’ cuando se quiere crecer, ya que, como hemos visto, no todo vale. A la larga es mucho mejor ir tacita a tacita que enfrentarse al reto interno y externo que supone un crecimiento desmedido.

También te puede interesar: 5 TÉCNICAS PARA IDENTIFICAR COSTOS OCULTOS EN TU EMPRESA

Muchos de estos últimos han muerto de éxito y eso es lo último que un emprendedor quiere.

¿Te fue de utilidad este blog? Comenta tus opiniones aquí.

No olvides que en Bimcon nos enfocamos en materializar tus necesidades y proyectos con la más alta calidad. ¡Contáctanos para una consulta!