Tener un negocio familiar puede ser un proyecto apasionante y existen varias empresas a nivel global que han logrado ser casos de éxito, como Walmart, Ford, Facebook, América Móvil, entre otros.

Los negocios familiares comprenden un 48% del poder empresarial creado muchas oportunidades y ventajas para las organizaciones.

También puede interesarte: 3 beneficio de una correcta gestión de empresas

La familia es una de las estructuras fundamentales de la producción económica. Un 90% de las empresas en países de América Latina son propiedad familiar o controladas por una familia.

Sin embargo, la esperanza de vida de las empresas familiares no es prometedora, se tienen datos de que menos del 30% sobrevive durante una generación, mientras que apenas un 10% sobrevive en la tercera generación y solamente un 4% logra consolidarse hasta llegar a la cuarta generación.

Además de enfrentar cambios a nivel económico, tecnológico y social, las empresas familiares tienen el reto de enfrentar problemas que implican malos manejos en la gestión.

Si tomamos en cuenta que el 70% de las empresas familiares fracasan cuando fallece su fundador, es importante conocer cuáles son las razones.

Te presentamos seis motivos por los que las empresas familiares fracasan:

1.- Mal desempeño de los miembros de la familia: 

La evaluación del desempeño de los miembros de la familia dentro del negocio familiar también tiene sus complejidades.

Es posible que los miembros de la familia no tengan las aptitudes y cualidades necesarias para el puesto que realizan, lo que provoca problemas en el desempeño y toma de decisiones dentro de la compañía y por lo tanto conflictos laborales y familiares.

También se dan casos en que la personalidad de los miembros de la familia imposibilita la opción de trabajar de manera armonioso y eficiente en el negocio familiar. Esta situación da lugar a serios problemas que se reflejan en el desempeño del negocio y en la armonía familiar. 

2.- Los dividendos:

Se trata de otro tema de discusión vinculado con el enfoque del negocio familiar.

Hay dos opciones: Los dividendos son estables independientemente del nivel de utilidades que genere el negocio, y si su monto o porcentaje definido no está relacionado con el nivel de rentabilidad del negocio, lo que puede limitar seriamente las posibilidades de crecimiento.

O bien, se tiende a no dar dividendos para reinvertir en el crecimiento del negocio, generando molestia en los accionistas, especialmente en aquellos que no laboran en la empresa familiar.

3.- Falta de una estructura sólida:

Tener una estructura organizativa en una empresa familiar que no esté sólida puede quitarle estabilidad a la empresa.

Para formalizar la estructura los principales líderes o directivos deben determinar cuáles son las necesidades de la empresa y a partir de estas definir las funciones.

Como parte de la estructura es necesario tener un plan estratégico, como base y fundamento, sin este los miembros de la familia no tendrán un objetivo definido para sobrevivir tras generaciones, ni alcanzar su metas propuestas o garantizar la sostenibilidad del negocio. 

Este aspecto es de suma importancia para la suma de decisiones, uno de los signos del fracaso o éxito de una empresa familiar. 

4.- Falta de institucionalización de la empresa:

Generalmente en un negocio familiar los lineamientos se emiten en forma oral y de manera informal, lo que puede generar conflictos o malentendidos. 

Algunas empresas no toman en cuenta la normativa que deben de tener como organización como códigos de conducta, misión, visión, estructura organizativa, valores, entre otros. 

5.- Modelo de gobierno inadecuado:

El no valorar los cargos de los miembros de la organización hace que estos se sientan poco valorados y no se logra entender el alcance que cada miembro tiene en la compañía. 

Al contrario si se valora el alcance de cada cargo se forja un mayor espíritu de responsabilidad, trabajo y compromiso. 

6.- Falta de acceso a fuentes de financiamiento:

Se trata de una situación que generalmente se encuentra presente en las empresas familiares y frena su crecimiento. 

En algunas empresas familiares el acceso a capital es limitado o muy caro. Por lo que es fundamental que las empresas familiares migren a un sistema institucional, que incluya a especialistas en finanzas que conozcan los productos bancarios, así como alternativas de financiamiento, de acuerdo a sus metas de crecimiento. 

¡La clave de mantener un negocio familiar!

La clave está en desarrollar un proceso de planificación del negocio familiar, que aunque es algo  complejo es esencial para evitar el fracaso.

Para realizarlo, es necesario contar con el compromiso de todos los miembros de la familia que participan en el proceso, y la disciplina de reuniones de trabajo donde se discutan y definan las reglas a establecer en el entorno familiar.

También puede interesarte: 4 estrategias para realizar un análisis de mercado 

Contar con un plan de negocio familiar claro en el que todos los miembros estén comprometidos es lo que permitirá tener un mejor desempeño en la empresa y menos conflictos en la familia. 

Recuerda que en Bimcon te ofrecemos la mejor consultoría para tu negocio y te ofrecemos la estrategia más adecuada a tus necesidades. Si quieres conocer más sobre ¿Cómo definir tu estrategia corporativa? y/o institucionalizar tu empresa.

Da clic en este enlace.